Noticias y Actividades

Investigadores del GCO crean un sistema virtual para entrenar a candidatos a prótesis mioeléctricas

Los investigadores Alonso Alonso y Ramón de la Rosa, del Grupo de Investigación Reconocido de Comunicaciones Ópticas (GIRCO) de la Universidad de Valladolid (UVA), han desarrollado un sistema de entrenamiento virtual para evaluar la idoneidad de los candidatos a prótesis mioléctricas, destinadas a personas amputadas de sus extremidades.

Se trata de una prótesis mioléctrica es un dispositivo electrónico controlado por señales mioléctricas, es decir, por los impulsos eléctricos que generan los músculos en sus estados de flexión y extensión, según ha informado la Institución académica a través de un comunicado.

Este método se ha creado a petición de la Fundación Mapfre para reducir costes a la hora de probar este tipo de aparatos con usuarios reales amputados. Dichas prótesis tienen unos elevados costes y han de ser adaptadas a cada paciente puesto que las características de la amputación son diferentes en cada caso, según las mismas fuentes.

Los clientes de la aseguradora que sufrían una amputación demandaban la mejor prótesis que existiera en el mercado y Mapfre les correspondía con este tipo de aparatos de alto coste. El problema residía en que "se compraban las prótesis, se hacía todo el proceso de aprendizaje, de adaptación y al cabo de varios meses las prótesis quedaban en un armario porque la persona veía que en la práctica real no le servía", tal como han apuntado Alonso y De la Rosa.

Por ello, los investigadores han desarrollado un sistema que permite demostrar de antemano a los posibles candidatos si la utilización de una prótesis de este tipo sería exitosa o no en función de su caso.

Concretamente, se trata de un sistema de entrenamiento virtual basado en la utilización de biosensores (electrodos) colocados en determinados puntos que difieren en cada usuario. Los electrodos se conectan a un ordenador donde se muestra la actividad eléctrica de los músculos en su contracción y relajación.

Tras registrar esta actividad muscular, se lleva a cabo una segunda fase denominada diagrama de estados. Con los músculos se marcan distintos estados en el sistema que aparecen como circunferencias en la pantalla del ordenador. Cada estado se corresponde a una acción, por ejemplo mano abierta o mano cerrada. "Si el usuario es capaz de saltar a los diferentes estados con una cierta soltura seguramente luego va a poder manejar bien el brazo en tres dimensiones de la última fase", aclaran los investigadores.

19-10-2015

Sitio en español / English site

(c) 2017 :: Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación
Campus Miguel Delibes
Paseo Belén 15
47011 Valladolid, España
983423660